CIRUGÍA ENDOSCÓPICA NASOSINUSAL BILATERAL

Procedimiento utilizado para eliminar los bloqueos en los senos (espacios llenos de aire en algunos de los huesos del cráneo). Estos bloqueos pueden causar sinusitis, una condición en la que los senos se hinchan y se obstruyen, causando dolor y dificultad para respirar.

Cirugia-endoscopica-nasosinusal-bilateral-300x196.jpg

Un instrumento delgado con luz llamado endoscopio, se introduce en la nariz, y el médico observa el interior a través de un ocular. Al igual que un telescopio con una lente de cámara de gran angular, el endoscopio deposita rayos de luz en diferentes partes de la nariz y los senos nasales, permitiendo que el médico pueda ver lo que está causando bloqueos. Los instrumentos quirúrgicos se pueden utilizar junto con el endoscopio para eliminar los bloqueos y mejorar la respiración.

Esta cirugía no implica cortar a través de la piel, ya que se realiza enteramente a través de las fosas nasales. Por lo tanto, la mayoría de la gente puede ir a casa el mismo día.

La cirugía endoscópica del seno es un procedimiento relativamente nuevo diseñado para aumentar la cantidad de aire que fluye a través de los senos y permitir que el moco drene adecuadamente fuera de la nariz. El procedimiento puede:

• Aliviar obstrucciones nasales.

• Aliviar el dolor facial • Mejorar la respiración.

• Mejorar el sentido del olfato y el gusto.

La cirugía endoscópica de senos paranasales es un procedimiento efectivo para corregir:

• Sinusitis.

• Tabique desviado, en los que la división que separa los lados izquierdo y derecho de la nariz está torcida.

• Los pólipos, un tumor no canceroso lleno de agua inflamación.

• Los tumores, una inflamación causada por un crecimiento descontrolado de las célula.


Operación de Cadwell-Luc (sinusotomia maxilar)

Se realiza una incisión del lado a operar a nivel del surco gingivo bucal, llegando hasta el hueso de la pared anterior del seno maxilar.

Colocados separadores en ángulo de 90 grados o según preferencia del cirujano, se procede a practicar un orificio de 2 a 2,5 cm. de diámetro mediante osteotomos a tal efecto.

Se logra así visualizar la cavidad del seno maxilar, posterior a aspirar su contenido, se decola el mucoperiostio adherido al hueso en toda su periferia, extrayendo posteriormente la mucosa de la cavidad. Se identifica la pared intersinusonasal a nivel del meato inferior y se talla una abertura. Se complementa con correcciones del tabique y de los cornetes medio e inferior que pudieran afectar el ostium de desembocadura.

Operacion-de-Cadwell-Luc-300x242.jpgSe dejan catéteres de drenaje y se cierra la herida gingivobucal. Es una cirugía con un postoperatorio molesto y que a veces deja insensibilidades dentales. Hay que tomar como referencia de límite superior del área quirúrgica al orificio y emergencia del nervio infraorbitario al cual no se debe lesionar, por lo cual se lo debe tener presente en todo momento. Esta cirugía es muy útil en sinusitis severas, pansinusitis y para explorar el seno en casos de duda de presencia de tumores.


Reducción fractura cerrada huesos propios

Reduccion-fractura-cerrada-huesos-propios.jpgLlamamos Reducción de fractura de huesos propios a la técnica quirúrgica que tiene como finalidad la corrección de la forma externa de la nariz, alterada tras un traumatismo nasal con fractura. La intervención se realiza bajo anestesia general, a través de las narinas u orificios nasales, sin que sea necesario realizar ninguna incisión, por lo que se llama “reducción cerrada”. Su objetivo es corregir las deformidades nasales recientes no deseadas, es decir, restituir la forma que tenía la nariz antes del traumatismo, pero no modificar ésta, lo que requiere otro tipo de intervención, llamada rinoplastia.

Tras la intervención se deja una pequeña férula de yeso, u otros materiales, sobre el dorso de la nariz y en ocasiones se coloca también un taponamiento nasal, durante 48 horas, aproximadamente.


Turbinectomía

turbinectomia-217x300.gifReducción fractura cerrada huesos propiosConsiste en la reducción del tejido de los cornetes inferiores nasales. Se indica en la rinitis hipertrófica o vasomotora resistente al tratamiento médico y donde predomina la obstrucción nasal por la hipertrofia turbinal. Se realiza con anestesia general por vía endoscópica (CENS). La exéresis es de forma submucosa con porciones pequeñas de tejido. La extirpación de la hipertrofia de las colas de los cornetes debe ser completa. También se pueden emplear termocauterio, radiofrecuencia y láser. No son recomendables las extirpaciones amplias por riesgo de rinitis atrófica. El paciente debe llevar un taponamiento nasal durante 48 horas, haciendo en ese caso profilaxis antibiótica.

Es frecuente la aparición de costras y rinorrea purulenta que se tratan con lavados nasales y pomadas tópicas, así como limpiezas y revisiones periódicas. Otras complicaciones más graves incluyen la epistaxis que precisa hemostasia y la mencionada rinitis atrófica.


Turbinoplastia

Turbinoplastia-300x225.jpgEs una cirugía que tiene como objetivo remodelar los cornetes (generalmente inferiores) para dar como resultado un cambio funcional en la respiración del paciente. El cambio más notorio es la mejoría en la respiración a través de la nariz. Este tipo de técnica quirúrgica se utiliza generalmente en la hipertrofia de cornetes. Los procedimientos quirúrgicos sobre los cornetes se realizan bajo anestesia general o local con sedación. Muchas veces se asocian otros procedimientos en la misma intervención como septoplastia, rinoplastia estética o funcional, etc.

La tecnología que se puede utilizar para tratar los cornetes inferiores puede ser:

• Láser diodo.

• Radiofrecuencia.

• Electrocauterio (actualmente en desuso) El paciente tras finalizar la cirugía puede volver a su domicilio y no es necesario colocar taponamiento nasal alguno.


Septoplastia

Septoplastia-300x240.jpgLa Septoplastia es una intervención quirúrgica destinada a corregir la deformidad del tabique nasal o reconstruirlo y, en principio, tiene una finalidad funcional pero, en ocasiones, se puede practicar conjuntamente con la Rinoplastia u otros tipos de cirugía, como la de cornetes o de la válvula nasal.

La intervención se realiza en el quirófano con anestesia general o con anestesia local y sedación, siempre con la asistencia de un anestesista, siendo necesaria la estancia en clínica durante unas horas después de la intervención. Es habitual que después de la intervención, al paciente se le coloque un taponamiento nasal con unas pequeñas esponjas durante 48-72 horas.

La cirugía se practica por el interior de las fosas nasales, sin cicatrices externas visibles. Dependiendo de la magnitud de las desviaciones, el cirujano corregirá o extirpará más o menos cantidad de elementos alterados.

Es posible que la desviación del tabique nasal represente el signo más evidente de la enfermedad nasal y que coexistan otras enfermedades que produzcan síntomas similares, como alergia o rinitis de cualquier causa, y que no puedan diagnosticarse con más precisión hasta después de la intervención. En estos casos la mejora que proporciona la Septoplastia puede ser inferior a las expectativas del paciente.

 


Drenaje absceso o hematoma tabique nasal

Una nariz rota o cualquier lesión del tejido blando en el área pueden causar un hematoma septal. Esto puede ocurrir más a menudo en los niños porque sus tabiques son más gruesos y tienen un revestimiento más flexible que cubre el área. Una lesión rompe los vasos sanguíneos en el área, permitiendo la acumulación de líquido y sangre bajo el revestimiento.

septal-hematoma-300x206.jpgLos síntomas más destacados son la obstrucción en la respiración, congestión nasal y la hinchazón dolorosa del tabique nasal.

El médico mirará dentro de la nariz para ver si hay hinchazón en el tejido blando en el área que separa los dos lados de la nariz. La palpación suave con un aplicador o copito de algodón mostrará que el área es suave y se puede presionar. El tabique nasal normalmente es delgado y rígido.

El médico drenará inmediatamente la sangre, haciendo una pequeña incisión en el revestimiento sobre el hematoma. Una vez que la sangre se extrae, se coloca gasa o algodón dentro de la nariz.

Si el hematoma ha estado presente durante algún tiempo, puede infectarse y doler. Asimismo, se puede desarrollar un absceso del tabique y fiebre. Un hematoma septal sin tratamiento puede llevar a un agujero en el área que separa las dos fosas nasales. Esto puede causar congestión nasal o colapso del área, provocando una deformidad estética llamada nariz en silla de montar.


Cierre perforación septal; incluye injerto

Cierre-perforacion-septal-300x225.jpgLa cirugía se realiza bajo anestesia general. Existen diferentes técnicas quirúrgicas dependiendo del caso. Para las perforaciones pequeñas (menores a 1 cm de diámetro) se puede realizar la aproximación y sutura de los bordes del orifico. En los casos de hasta 2 cm de diámetro, utilizamos el cierre borde a borde con colgajo pediculado de deslizamiento de mucosa endonasal. En los casos de mayor tamaño utilizamos injerto de fascia temporal + cartílago auricular por vía endonasal y/o abierta, con sutura microquirúrgica. Siempre se utiliza en la cirugía la tecnología aportada por el microscopio quirúrgico y por la videoendoscopia con fibra óptica.

La cirugía de cierre de perforación septal no es 100% efectiva por diversos motivos. Por ejemplo, si persiste la patología original que ocasionó la perforación (atrofia mucosa, uso de cocaína, autoinmunidad, etc), es probable que no se integre el injerto o que aparezca una nueva perforación a posteriori. Otras veces no se conoce el motivo por el cual el injerto es rechazado o aceptado solo parcialmente.