ESTOMATITIS

Inflamación de la mucosa de la cavidad oral, secundaria a múltiples causas generales o locales. Las estomatitis infecciosas son las más frecuentes, como, por ejemplo, las bacterianas o las micóticas.

estomatitis-300x240.jpg

Las estomatitis bacterianas pueden deberse a los propios gérmenes saprofitos si se produce alteración del equilibrio de esta flora, o a la acción de agentes patógenos.

Dentro de las estomatitis micóticas se encuentra la Candidiasis oral, que es causada por levaduras del género Candida, sobre todo la especia Candida albicans.

La Candida albicans es un germen saprofito de la cavidad oral, que se hace patógeno cuando hay algún factor predisponente, como la mala higiene bucal, uso de prótesis dentarias, uso tópico de antibióticos y corticoides, disminución de la inmunidad, como el SIDA, uso prolongado de corticoides y antibióticos de amplio espectro, tratamiento con radioterapia, etc.


AMIGDALITIS

El término amigdalitis engloba a las inflamaciones del anillo linfático d Waldeyer. Cuando se afectan las amígdalas palatinas se habla de amigdalitis; si se afecta la amígdala faríngea o lingual, se hablará de adenoiditas o amigdalitis lingual.

amigdalitis.jpg

La amigdalitis aguda es un proceso infeccioso que afecta alas amígdalas palatinas. No es infrecuente que esta infección se extienda al resto de la mucosa faríngea, por lo que a veces es una verdadera faringoamigdalitis. Se distinguen dos formas clínicas:

AMIGDALITIS ERITEMATOSA O CATARRAL

La enfermedad presenta un comienza brusco siendo el síntoma más llamativo la odinofagia.

AMIGDALITIS BACTERIANA U SUPURATIVA

Amigdalitis bacteriana o supurativa. Son más frecuentes en la infancia. El gérmen más frecuente es el estreptococo betahemolítico del grupo A, que en los niños de 6 a 15 años constituye el 50% de las causas de amigdalitis. Clínicamente, se manifiesta por un comienzo brusco, con malestar general, escalofríos, cefaleas, fiebre elevada (39 a 40Cº) y odinofagia a veces intensa.


FARINGITIS CRÓNICA

Es la inflamación repetida de la faringe, sin componente infeccioso, que puede ocasionar modificaciones permanentes y evolutivas, las cuales terminan lesionando la mucosa, submucosa, tejidos linfoides, músculos y sistema regional vasculonervioso.

El término de faringitis crónica se reserva para agrupar una serie de procesos inflamatorios y/o irritativos crónicos de la mucosa faríngea. A veces aparecen como resultado de la evolución de una faringitis unida a factores coadyuvantes, factores constitucionales y/o inmunológicos.

faringitiscronica.jpg

En muchos casos existe una predisposición constitucional del paciente a padecer este tipo de patología crónica, sobre la cual pueden además influir factores externos, como son:

Agentes irritantes irritantes químicos o físicos:

• Agentes químicos cauterizantes. • Polvo. • Excesivo calor, por ejemplo en el puesto de trabajo. • Variaciones bruscas e importantes de temperatura. • Trabajo en ambientes donde hay corrientes de aire o humos, por ej. carniceros, cocineros, etc. • Trabajo en ambientes con aire condicionado seco y poco húmedo. • Tabaco. • Alcohol. • Abuso de vasoconstrictores nasales, con importante efecto rebote.

Presencia de otras enfermedades:

• Patologías de las vías respiratorias altas, por ejemplo: sinusitis crónica, hipertrofia amigdalar, etc. • Enfermedades orgánicas generales: corazón, riñón, diabetes, insuficiencia pulmonar, enfermedades bronquiales crónicas, etc. • Patologías relacionadas con el reflujo gastroesofagico: esofagitis, gastritis, hernia de hiato, úlcera gastro-duodenal, etc. Ver Dieta para reflujo gastroesofágico.

Alteraciones endocrinas:

Climaterio, hipotiroidismo, avitaminosis A, etc.

Abuso y mal uso de la voz:

Como sucede en el caso de maestros, vendedores ambulantes, conferenciantes y cantantes.

Alergia de la mucosa farigea

SINTOMAS MÁS FRECUENTES:

Mucosa seca y muy adelgazada. Sensación de sequedad faríngea. Sensación de cuerpo extraño en la faringe, flema, etc. Dolor punzante de garganta, sobre todo por la mañana, debido a la respiración oral durante el sueño. Necesidad de carraspear con frecuencia. Hiperreflexia de la mucosa, que puede provocar tos irritativa e incluso náuseas. Secreción faríngea densa e incolora, aunque no aparece siempre. Úvula tumefacta, tan solo en ocasiones.

TIPOS DE FARINGITIS CRÓNICA:

FARINGITIS CRÓNICA SIMPLE

• Se caracteriza porque normalmente no existe ninguna sensación de enfermedad, ni tampoco hay fiebre. • El paciente percibe la existencia de cuerpo extraño, carraspeo, tos irritativa y, sensación de sequedad o de secreciones adherentes en la faringe. • Puede acompañarse esta sintomatología de molestias cervicales y, con un deglutir que necesariamente es intermitente y de intensidad variable.

FARINGITIS CRÓNICA HIPERTRÓFICA

• Podemos incluir en este grupo la reacción que presentan algunos pacientes post-amigdalectomizados.

FARINGITIS CRÓNICA HIPERPLÁSICA O GRANULOSA

• Es muy frecuente en grandes fumadores. • La mucosa de la pared posterior de la faringe se muestra engrosada, granulosa, y con coloración rojiza. • Existe una secreción de exudado abundante, denso e incoloro. • Casi siempre se acompaña de una sensación molesta de cuerpo extraño en la faringe, que hace necesario deglutir y carraspear, e incluso facilidad para provocar nauseas y vómitos.

FARINGITIS CRÓNICA ATRÓFICA O SECA

• Es muy frecuente en adultos y ancianos. • La pared posterior de la faringe se presenta seca, brillante y, a menudo con algunas costras de exudado desecado. • El paciente siente continuamente la necesidad de eliminar los exudados adherentes, presenta carraspeo constante que le puede producir pequeñas hemorragias de la mucosa y, por las noches puede existir dificultad respiratoria con alteraciones del sueño, e incluso con sensación de ahogo. • Este tipo de faringitis está relacionado con las variaciones climáticas o con los cambios de temperatura, mejorando las molestias en la orilla del mar, mientras que se produce un aumento de ellas con el aire seco y caliente.

TRATAMIENTO

Cuando se trata de faringitis crónicas que no tienen un componente infeccioso, el tratamiento incluye actuaciones a dos niveles:

MEDIDAS PREVENTIVAS

Existen una serie de cuidados que van dirigidos a eliminar los posibles factores causales de la patología, como por ejemplo:

– Supresión del tabaco.

– Supresión del alcohol.

– Cambio en las condiciones de trabajo, y en caso necesario, cambio de profesión, de clima o de residencia, etc.

– Evitar el aire acondicionado. Evitar los alimentos y bebidas muy frías o calientes, etc.

-Rehabilitación vocal. Es importante en pacientes donde la faringitis aparece por un abuso o mal uso de la voz.

TRATAMIENTO NO QUIRÚRGICO

– Tratamiento farmacológico El tratamiento farmacológico va destinado a resolver o aliviar los síntomas que causa la enfermedad:

– Humidificación de la mucosa faríngea con inhalaciones nasales.

– Tratamiento antiinflamatorio local con: infusiones de manzanilla o de salvia, cremas de corticoides, etc.

– Empleo de soluciones salinas o preparados oleosos, cuando la mucosa está seca.

– Mucolíticos en el caso de que el moco y los exudados sean espesos. Complejos vitamínicos.

– Fármacos para tratar la esofagitis, gastritis, hernia de hiato, úlcera gastro-duodenal, etc., cuando estas patologías sean las responsables de producir faringitis.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

Cuando las infecciones faringo-amigdalinas se cronifican, aparecen recurrentemente o provocan complicaciones más graves, pudiendo incluso que sea necesario recurrir a un tratamiento quirúrgico, sometiendo al paciente a una Adenoidectomía y/o Amigadalectomía. En ocasiones este tipo de patologías pueden aparecer asociadas a otras enfermedades de las vías respiratorias altas, como pueden ser las sinusitis crónicas, siendo necesario, siempre que el médico especialista así lo estime oportuno, llevar a cabo una Cirugía Endoscópica de Seno Paranasales.


ABSCESOS PERIAMIGDALINOS

Consisten en una infección aguda localizada entre la cápsula amigdalar y el músculo constrictor superior de la faringe. Son más frecuentes en los adultos jóvenes.

ABSCESOS-PERIAMIGDALINOS.jpg

En el curso de una amigdalitis aguda, aparece un dolor intenso a la deglución con sialorrea por imposibilidad de deglutir y trismos, junto a fiebre elevada, mal estado general, fetidez del aliento y voz nasal.

El tratamiento de este último se basa en la incisión y drenaje. Debe practicarse la amigdalectomía posterior por el riesgo de recidivas.


RONCOPATÍA CRÓNICA Y SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO

La roncopatía crónica es un proceso caracterizado por la existencia de ronquido. La forma más benigna es el ronquido simple y la forma más grave, el síndrome de apnea obstructiva del sueño (OSAS).

roncopatias.jpg

Está probado que la apnea obstructiva se debe a la existencia de una oclusión de la vía respiratoria superior durante el sueño, fundamentalmente a nivel faríngeo, siendo evidente que las crisis de apenas obstructivas, así como los ronquidos son debidos, entre otros factores, a la presencia de un paladar blando hipertrófico que desciende excesivamente, lo que junto a la caída de la base de la lengua en momento del sueño, produce la obstrucción.

La importancia clínica de los roncadores simples depende de los problemas sociales que plantean a los familiares y vecinos, en relación con la intensidad del ronquido. Por el contrario, la sintomatología que presentan los enfermos con OSAS es consecuencia de las apneas que se producen durante el sueño, siendo las más importantes:

Ronquidos

– Respiración periódica: está representada por las apneas obstructivas. El compañero de habitación a menudo observa paradas respiratorias.

– Hipersomnia diurna.

– Otros síntomas que no están siempre presentes son: cefaleas, falta de memoria y atención, disminución de la líbido, poliuria y enuresis, etc.

Para llegar al diagnóstico de roncopatía crónica y OSAS sn de gran importancia la anamnesis y la exploración clínica. Puede se útil la exploración fibroscópica y ralizar la maniobra de Müller.

El tratamiento se basa en los siguientes aspectos:

– Pérdida de peso

– Empleo de presión positiva continua en la vía respiratoria (CPAP) durante la noche, utilizando una mascarilla nasal hermética.

– Tratamiento quirúrgico:

1 Resección parcial del paladar (RPP).

2 Uvolopalatofaringoplastia (UPPP).

3 Exéresis de úvula y retracción del paladar mediante láser o radiofrecuencia.


TUMORES DE OROFARINGE Y CAVIDAD ORAL

TUMORES BENIGNOS: PAPILOMA

Es el tumor más frecuente. Se trata de lesiones solitarias o múltiples; de forma verrugosa, vegetante o en coliflor. Su malignización es rara y el tratamiento es la exéresis, siendo excepcional la recidiva.

TUMORES MALIGNOS

Los tumores de la cavidad oral y la orofaringe representan alrededor del 15-20% de los tumores malignos de la cabeza y el cuello, y el 2-4% de todos los cánceres del organismo. Son más frecuentes en los varones que en las mujeres, aunque en los últimos años esta diferencia se ha acortado debido fundamentalmente al incremento del hábito tabáquico y alcohólico en la mujer. La edad de presentación más típica son los 50-60 años. Los factores implicados en la etiopatogenia de estos tumores son: el tabaco, el alcohol, la mala higiene oral y dentaria, los traumatismos crónicos y las lesiones premalignas. Las opciones terapéuticas para los tumores malignos son la radioterapia, la cirugía y la quimioterapia, solas o combinadas.

cancerorofaringeo.jpg