RINITIS

Inflamación de la mucosa de las fosas nasales, generalmente producida por resfriado común o por alergias.

RINITIS ALÉRGICA

Los síntomas que puede ocasionar son el picor nasal, producción de moco acuoso y líquido además de estornudos frecuentes. Se explora el interior de las fosas nasales podrá observar que la mucosa de los cornetes está enrojecida, inflamada o con una coloración violácea muy característica. La inflamación produce enrojecimiento en la garganta.rinitis.png

El paciente suele presentar, además, los ojos congestionados, que escuecen y lagrimean con profusión. Puesto que toda la mucosa de la nariz está congestionada, el paciente no puede respirar libremente y con facilidad, por lo que no es de extrañar que la mucosa de los senos maxilares y frontales esté también congestionada. Ello podrá favorecer las sinusitis, afecciones muy habituales en estos pacientes, que les provocan frecuentes dolores de cabeza, malestar general y, dependiendo de la persona, cambios de carácter e irritabilidad.

La rinitis alérgica se manifiesta también con estornudos frecuentes, flujo nasal transparente, acuoso y lagrimeo constante todos estos síntomas sobre todo en las mañanas, esto hace que disminuyan las actividades diarias de las personas provocando malestares, comúnmente confundidos con un resfriado simple, a diferencia que un resfriado viene acompañado de fiebre y temperaturas y no va más allá de una o dos semanas.

RINITIS NO ALÉRGICA

Rinitis vasomotora: Consiste en la hiperreactividad inespecífica de la mucosa nasal que origina una inflamación de la misma por distintas causas. Las más frecuentes son:

– Ciertos medicamentos.

– Embarazo, causa de una forma especial de rinitis llamada <>, que consiste en una tumefacción de la mucosa nasal con obstrucción y aparece normalmente hacia la segunda mitad del embarazo.

– Abuso de descongestionantes nasales, por el peligro de habituación, con aumento de la congestión nasal.

– Idiopáticas, son las más frecuentes (60-70%).

La rinitis vasomotora se manifiesta por obstrucción nasal. La rinoscopia nuestra una mucosa nasal pálida, con cornetes hipertróficos y edematosos, que generalmente se retraen bien con adrenalina y están recubiertos por una secreción profusa. Se debe comenzar con tratamiento médico, pero si fuera necesario tomar una medida quirúrgica, se practicaría una reducción del tamaño de los cornetes.


POLIPOSIS NASOSINUSAL

La poliposis nasal es una enfermedad que afecta el interior de la nariz (y los senos paranasales) por el crecimiento de tumores benignos que obstruyen la respiración. Los síntomas más comunes son:

– Dificultad para respirar por la nariz (respiración bucal, ronquidos). – alteración o anulación del olfato (anosmia).

– Voz nasalizada o de congestión nasal permanente.

– Mucosidad nasal exagerada.

– Obstrucción nasal.

Poliposis-nasosinusal.jpg

Los pólipos nasales son proliferaciones de la mucosa nasal o de los senos paranasales de origen inflamatorio y de naturaleza benigna. Su etiología es discutida: hace años de consideraban sinónimo de alergia, pero hoy se sabe que esto no es así.

El síntoma fundamental es la obstrucción nasal. El diagnóstico se realiza mediante endoscopia, donde se evidencia una formación pediculada de aspecto mucoide- hialino que suele proceder de los meatos medio y superior y puede obstruir totalmente la fosa nasal.

En cuanto al tratamiento, si el pólipo es pequeño se hace tratamiento médico con corticoides por vía general y, a la vez, corticoides tópicos. Si la poliposis es de cierta intensidad o recidiva, se recomienda tratamiento quirúrgico. Actualmente, se recurre a las técnicas de cirugía endoscópica nasosinusal.


SINUSITIS

Inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales. Producida principalmente por la obstrucción de los conductos que llegan a las fosas nasales. Generalmente obedece a una infección por agentes bacterianos, virales u hongos. Hay una forma aguda y una forma crónica.

sinusitis.jpg

SINUSITIS AGUDA

La sinusitis aguda generalmente ocurre secundario a una infección del tracto respiratorio superior, usualmente de origen viral.Si la infección es de origen bacteriano, los tres agentes causales más comunes son el Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis.

La sinusitis viral normalmente dura 7 a 10 días, mientras que la sinusitis bacteriana es más persistente. Entre aproximadamente 0,5 % y 2 % de las sinusitis virales progresan a sinusitis bacteriana.

Los episodios agudos de sinusitis también pueden ser el resultado de infecciones por hongos. Estas infecciones son más frecuentes en pacientes con diabetes u otras deficiencias inmunitarias, como los pacientes con sida o que estén recibiendo fármacos antirrechazo de trasplantes y puede ser potencialmente mortal. En la diabetes mellitus tipo I, la cetoacidosis conlleva a una sinusitis por mucormicosis.

La irritación química también puede causar una sinusitis o por el humo de cigarrillos. Ocasionalmente, especialmente entre la segunda y tercera década de la vida, puede ser causada por una infección dental.

SINUSITIS CRÓNICA

La sinusitis crónica constituye un complejo espectro de enfermedades que tienen en común una inflamación persistente de los senos paranasales. Se divide en aquellos casos que cursan con pólipos nasales—a veces denominada sinusitis crónica hiperplásica—y los casos sin pólipos. Las causas aún permanecen desconocidas y pueden incluir alergias, factores ambientales tales como el polvo o la contaminación, infección bacteriana u hongos (alérgica, infecciosa o reactivos). Los factores no alérgicos, tales como la rinitis vasomotora también pueden causar sinusitis crónica. Los senos paranasales anormalmente estrechos, pueden impedir el drenaje de las cavidades de seno, por lo que también podrían ser un factor desencadenante, así como la fibrosis quística.

Se observa una combinación de bacterias anaerobias y aeróbicas, incluyendo Staphylococcus aureus y Staphylococci coagulasa negativo. Normalmente los antibióticos ofrecen sólo un beneficio temporal, por lo que se prefiere el tratamiento quirúrgico. La cirugía endoscópica nasosinusal (CENS) es el planteamiento quirúrgico más en voga en el momento actual; mediante esta técnica, además de eliminar las alteraciones que han originado la sinusitis, se intenta restablecer la fisiología normal con respeto del máximo número de estructuras e intentando que la mucosa enferma se restablezca de forma espontánea.


HIPERTROFIA DE CORNETES

Es un agrandamiento exagerado de los cornetes nasales inferiores, debido a determinadas condiciones y especialmente a procesos alérgicos, dificultando el flujo natural del aire a través de las fosas nasales y produciendo como consecuencia una obstrucción nasal.

Hipertrofia-de-cornetes.png

En las paredes laterales de la nariz y a ambos lados se encuentran unas estructuras muy importantes que son los tres cornetes: superior, medio e inferior, siendo estos últimos desde el punto de vista clínico, los más importantes. Los cornetes nasales inferiores son unas pequeñas estructuras óseas cubiertas de tejido blando y cavernoso, que se disponen en el interior de la nariz de forma alargada, pudiendo diferenciar en ellos una cabeza, un cuerpo y una cola y, que actúan de filtro o como si fueran unos “pequeños radiadores”.

En condiciones normales depuran y calientan el aire frío que entra por la nariz durante la respiración, pero en situaciones concretas y, según los requerimientos que demanda el medio ambiente, como: rinitis, presencia de alergenos, ambientes laborales tóxicos, tabaco, etc., actúan más de lo habitual hipertrofiándose o dilatándose, debido a un aumento de tamaño de los vasos sanguíneos que los irrigan.

Este crecimiento anormal de los cornetes inferiores provoca una importante obstrucción nasal crónica, que dificulta el flujo normal de aire.

Muchos son los motivos que pueden producir un crecimiento anormal de los cornetes inferiores, pudiendo diferenciar dos grandes grupos en función de si son debidos a las condiciones ambientales, o bien si dependen de las características personales y particulares de la persona.

Condiciones atmosféricas y climáticas:

Ambientes excesivamente húmedos. Ambientes laborales tóxicos. Presencia de humos y otros agentes tóxicos e irritantes. Presencia de alergenos en el ambiente.

Condiciones personales:

Frecuentes procesos gripales, resfriados, etc. Padecer rinitis alérgica. Debido a la edad y el paso del tiempo. Debido a funciones endocrinas. Abuso durante largos periodos de tiempo de determinados medicamentos, como: esteroides, vasoconstrictores nasales, etc., que pueden producir un efecto rebote.

Como ya hemos comentado, cuando los cornetes inferiores presentan un aumento anormal de su tamaño, provocan una obstrucción del paso del aire e impiden una adecuada respiración, lo cual obliga al paciente a respirar durante largos periodos de tiempo a través de la boca, teniendo importantes consecuencias para la salud, como por ejemplo: Afonías y ronqueras. Dolor de garganta. Tos irritativa. Hipoacusia o pérdida de audición. Frecuentes dolores de cabeza y sensación de aturdimiento. Cansancio físico. Bajo rendimiento en la práctica de deportes.

Importantes trastornos durante el sueño, lo que produce: somnolencia diurna y ronquido, que además de ser un problema de tipo estético y social, se considera uno de los síntomas más claros del Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño.

El tratamiento inicial es con corticoides tópicos, Si persisten los síntomas se prefiere tratamiento quirúrgico:

– Exéresis (Turbinectomía).

– Radiofrecuencia de cornetes.

– Cirugía de cornetes asistida por láser diodo.


EPIXTASIS

Sangrado de las fosas nasales, puede producirse por una gran variedad de causas, entre las que destaca la hipertensión, la inflamación de la mucosa o los traumatismos digitales (rascarse).

epistaxis.jpg

En cuanto al tratamiento, el fin es cohibir la hemorragia lo antes posible para evitar los efectos sobre la hipovolemia. Se pude realizar una cauterización con nitrato de plata o electrocoagulación con láser, taponamiento anterior o posterior, ligadura arterial, embolización, etc.


FRACTURAS NASALES

La nariz es la parte más prominente de la cara y las fracturas nasales son las más frecuentes del esqueleto facial. Las causas de traumatismos nasales son las agresiones, accidentes de tráfico y deportivos, y traumatismo accidentales. Son más frecuentes en varones jóvenes.

fractura-de-tabique-nasal.jpg

En líneas generales, el tratamiento de las fracturas nasales es la reducción de la pirámide nasal y del Septem. El mejor momento es en los 3-7 primeros días. La mayoría de las fracturas se reducen bien bajo sedación y anestesia local.


TABIQUE NASAL DESVIADO

El tabique nasal (o septum nasal según la terminología médica) es una pared de cartílago y hueso que separa un orificio nasal del otro desde adelante hasta donde termina la fosa nasal en la faringe. Normalmente esta estructura es recta y permite dos cavidades nasales simétricas para el paso normal del aire por la nariz. El desvío de tabique implica que una fosa nasal se encuentra parcialmente obliterada por la proyección del tabique, con implicación en la respiración nasal.

tabique-nasal-desviado.png

El diagnóstico se realiza por rinoscopia anterior y nasofibroscopia. La obstrucción puede ser anterior (cartilaginosa), posterior (ósea) o más frecuentemente mixta.

El tratamiento esta dirigido a enderezar el Septem de manera que se restaure el flujo aéreo laminar a través de las fosas nasales. No existe una técnica quirúrgica única y universal, debe individualizarse la cirugía para cada paciente en función de la deformidad que presente el tabique. El trasfondo de esta técnica subyace la máxima preocupación por una cirugía funcional y mínimamente agresiva.


ATRESIA DE COANAS

atrosia.jpgConstituye la malformación nasosinusal más frecuente, apareciendo en una de cada 5000 a 8000 recién nacidos vivos. Consiste en la imperforación congénita del orificio posterior de las fosas nasales, que puede ser de varios tipos:

Unilateral o bilateral, membranosa (90%) u ósea (10%), aislada o asociada a otras malformaciones congénitas (hasta en el 60% de los casos). La atresia de coanas bilateral constituye un problema médico serio que requiere corrección quirúrgica inmediata.


ALTERACIONES OLFATORIAS

ANOSMIA

Pérdida o disminución del sentido del olfato. Puede ser temporal o permanente Algunas personas peden ser anósmicas de cierto olor en particular “Anosmia específica”. Las causas más comunes de esta enfermedad son: envejecimiento, infección viral, descongestionantes nasales, problemas por saturación de plomo, por radioterapia, traqueostomía, por un traumatismo craneoencefálico o de carácter congénito. El pronóstico depende del tiempo de evolución de la anosmia, por lo que se aconseja acudir al otorrinolaringólogo lo más pronto posible.

ANOSMIA PARCIAL

Incapacidad para percibir sólo determinados olores.

HIPOSMIA

Disminución, pero no ausencia, de sensibilidad para los olores.

HIPEROSMIA

Trastorno nervioso que supone el aumento exagerado de la sensibilidad hacia los olores. Algunas posibles causas son: el embarazo, la menopausia, alteraciones neuronales, enfermedad de Basedow (hiper-producción de la glándula tiroides), fibrosis quística, enfermedad de Addison.

DISOSMIA

Percepción olorosa alterada, distorsionada, por ejemplo, cacosmia.

FANTOSMIA

Es una especie de alucinación olorosa, es decir, se perciben olores en ausencia de estímulo oloroso.

AGNOSIA OLFATORIA

El estímulo oloroso se percibe, pero el individuo es incapaz de reconocerlo.


TUMORES NASOSINUSALES

PAPILOMAS

Crece de una forma excremente, en unos caso pediculada y en otros sésil; se confunde frecuentemente por su apariencia con los pólipos nasales, aunque su aspecto macroscópico muestra una superficie más irregular. Se localizan tanto en el Septem nasal como en la mucosa de la pared latera. Su tratamiento es la escisión simple, aunque presentan recidivas locales con frecuencia que, eventualmente, pueden malignizarse.

PAPILOMA INVERTIDO

De benignidad histológica, pero presentan una acentuada agresividad local, así como tendencia a la recidiva.

Suele originarse en la pared lateral nasal, de forma unilateral, e invade las cavidades nasosinusales adyacentes.

Un dato significativo es la aparición de una masa polipoidea unilateral, que obstruye la fosa nasal.

Está indicada su extirpación mediante cirugía endoscópica. Su probabilidad de malignización o coexistencia con una lesión maligna, aunque pequeña, es significativa, por lo que se hace neceara una resección amplia y un estudio histopatológico seriado.

TUMORES MALIGNOS

Las fosas nasales y los senos paranasales son origen de una gran variedad de neoplasias malignas tanto de origen epitelial, como mesequimatoso.

tumor-nariz-maligno800-300x300.jpg